Viaje a Bolivia: martes 14 de febrero. Santiago, Chile.

Es mitad de febrero, mes del amor y la amistad. Eso es lo que se dice, en los medios de comunicación, en la publicidad, en las redes sociales… Para mí, en cambio, es el mes del viaje fuera de Santiago, de esta cuenca que se hace llamar capital de nuestro país y que difícilmente nos suelta de sus garras.

¿Cuándo fue la última vez que salí de esta ciudad, que no fuera para ir únicamente a la quinta región? ¿Dos años? Incluso unos días más… Pensándolo bien, fuimos en familia a Frutillar a mediados del 2015, para celebrar el matrimonio de mi hermana Amanda. Y antes, a principios de ese mismo año, nos pegamos el salto de ida y de vuelta a España con mi mamá.

A propósito, hasta hace poco uno de mis planes para este período era estudiar un magíster en España o en México. Pero desistí por motivos laborales y vocacionales. En verdad fue una decisión vital, porque preferí sentar cabeza en mi ciudad o, mejor dicho, en esta ciudad a la que pertenezco. Estabilizarme económica y profesionalmente; darle una (nueva) oportunidad a la sociabilidad capitalina; y mejorar mi vínculo con este país, en las buenas y en las malas, antes de pensar siquiera en darle una despedida de largo aliento.

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s