Vocación tripartita (3). La investigación musical

De lo que me gustaría hablar ahora es acerca de la investigación musical o, mejor dicho, la investigación en torno a la música, porque a lo que apunto no es al estudio musical de un problema (lo que equivaldría estudiar musicalmente un fenómeno), sino que al estudio de las problemáticas que involucran a la música. Entonces habría que utilizar otro título para este texto: “La investigación musicológica”, entendida ésta como el estudio integral de la música, en su aspecto sociocultural, sicológico, analítico, semiológico, etc…

InvestigadorEn este aspecto me gusta pensar en esta disciplina de las humanidades como una forma de darle sentido a un tema tan volátil como la música. Es ponerse en la piel del detective, buscando pruebas, pistas, testigos, testimonios y cómplices; planteando preguntas, hipótesis, conclusiones parciales y finales; olfateando el misterio.

De manera espontánea surge la imagen de Sherlock Holmes, epítome del método científico y, particularmente, del método lógico-deductivo. En pocas palabras, este método obliga al investigador usar ciertas premisas para llegar a una conclusión, para lo que se tiene que recabar toda la información que permita demostrar la tesis, bajo un procedimiento lógico. Pero aquí estoy aludiendo a la imagen clásica de este personaje, bajo el paradigma moderno de la post-Ilustración, porque últimamente se han concebido otros modelos más posmodernos,  como el encarnado más recientemente por Robert Downey Jr en las películas de Guy Ritchie (2009 y 2011), o por Benedict Cumberbatch en la famosa serie Sherlock (2010-Actualidad). En este sentido sería interesante hacer una comparación entre el Holmes original, irónico y apacible, y el Holmes contemporáneo, fragmentario e hiperactivo, entre el moderno y el posmoderno, y dilucidar su alcance en la posible comparación entre el método científico antiguo y el nuevo. Les dejo esta premisa abierta para los que quieran investigar un poco más…

Y para los que se preguntan qué tiene que ver todo lo anterior con la musicología, bueno, pues con todo, ya que ésta se ha ido desarrollando a la par de las otras disciplinas científicas. Además, como dato anexo, la afición musical es absolutamente compatible con la vocación científica, tal como lo dejan demostrado la biografía ficticia de Sherlock y la biografía real de Albert Einstein, respectivamente, que gustaban de intercalar sus pesquisas intelectuales con el placer de ejecutar un instrumento musical, en este caso el violín.

Sherlock Einstein Violin

Sherlock Holmes y Albert Einstein, violín en mano.

Bueno, con esto pretendo dar un cierre a esta etapa del blog, bajo el tema de las vocación musical (el cual no se limita a los pocos ejemplos que he puesto sobre la pauta, sino que se abre a muchas otras posibilidades más), y establecer un punto de partida para esta iniciativa que espero que entregue sus frutos con el paso del tiempo.

Les saluda desde el espacio

Musicólogo intergaláctico

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s