Vocación tripartita (1). La interpretación musical

Compañeros internautas, ahora les traigo una breve reflexión sobre la música, partiendo de la base de lo escrito anteriormente.

En la música, ¿Qué es interpretar? ¿Qué es crear? ¿Qué es investigar? Los tres rostros de mi vocación artístico-musical, provenientes de un mismo origen pero apuntando hacia distintos sentidos. Como una brújula, con la indicación de los distintos puntos cardinales. Este, oeste y sur, y con un solo norte: la integración profesional. Pero, como dijo Vicente Huidobro (1893-1948) en su obra Altazor: “Los cuatro puntos cardinales son tres: el sur y el norte”. O, desde la expresión en latín, que devino en frase célebre tras el relato de los tres mosqueteros: “Uno para todos y todos para uno”.

Tres Mosqueteros de la vocación

Los tres mosqueteros de la vocación: La Composición, La Interpretación y la Musicología

Primero que nada, ¿qué es interpretar? Hay que partir de la base de que interpretar es distinto al mero acto de “ejecutar” una música, puesto que involucra inherentemente la subjetividad de quien la “interpreta”.

Quizás un punto de partida válido para iniciar este debate sería con una anécdota biográfica en torno a la figura de Igor Stravinsky (1882-1971). A este músico ruso del siglo XX se le atribuye un juicio de valor, con respecto al papel que deben cumplir los músicos, en particular, la función de encarnar en sonido lo codificado en la escritura de una composición musical. En su libro Poética Musical, se refiere a los músicos como meros ejecutantes, con todo lo despectivo y, a su vez, lo utilitario de sus aseveraciones, dependiendo del punto de vista con que se le mire. Despectivo, pues no hay duda de que a más de un “intérprete” le ofendería este comentario del compositor ruso. Pero también es utilitario, ya que esta afirmación, creo yo, es un modo de plantearle un rolo específico al ejecutante, que es ser justamente fiel a las indicaciones escritas del compositor.

Igor Stravinsky

Cuidado, intérprete musical, que Stravinsky te estará observando…

Entonces, la interpretación resulta ser un peligro para el compositor, puesto que éste último demanda fidelidad frente a sus órdenes escritas; pero, no obstante, es un mundo lleno de posibilidades, en que una música se reinventa en cada nueva audición y se va reconstruyendo y consolidando, poco a poco, con la práctica diaria del intérprete.

Para terminar, y citando un último documento, tenemos las ideas vertidas por el guitarrista clásico chileno Luis Orlandini (1964-), en torno a la interpretación musical desde una perspectiva histórica, titulado justamente “La interpretación musical”. Este texto le puede servir a cualquiera como una herramienta para introducirse al tema (nada muy exhaustivo ni tan complejo), concebido desde el punto de vista de un intérprete musical ya consolidado tanto en el medio nacional como internacional. Como simple coincidencia, en la primera página de este artículo se hace alusión al problema planteado por Stravinsky, sobre las prácticas abusivas de lo que aquí denominamos interpretación.

SEE YOU, INTERGALACTIC FRIEND


  • Huidobro, V. (1931). Altazor.
  • Orlandini, L. (2012). “La interpretación musical”. en Revista Musical Chilena, año LXVI, julio-diciembre, N°218, pp.77-81.
  • Stravinsky, I (1970). Poética musical: En forma de seis lecciones.
Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s